Make your own free website on Tripod.com
Hogar Usuario:         Contraseña:  
 Presentación  Pichiche


Esta es una muestra de los articulos aparecidos en la Revista Pichiche, los cuales recogen las inquietudes y las opiniones de los niñ@s y jóvenes de la comuna.


ENTREVISTA A PABLO NERUDA: EL EXTRAÑO SUEÑO HACIA NERUDA  Juan Pablo Quilaleo Vega

Esta entrevista está realizada a través de un sueño. Pero, ¿cómo surgió este sueño?. El otro día estaba leyendo un artículo de Pablo Neruda en mi cama, estaba cansado y me quedé dormido leyendo el artículo. De pronto comencé a soñar con Pablo Neruda, lo tenía frente a mi y decidí entrevistarlo. Al otro día desperté y de inmediato escribí la entrevista para que no se me olvidara. He aquí mi entrevista:

¿Cuál es tu verdadero nombre?
Bueno, mi seudónimo ha ocultado muy bien mi verdadero nombre, también me llaman Neftalí Reyes. Mi nombre completo es Ricardo Eliecer Neftalí Reyes Basoalto.

¿Por qué decidiste colocarte un seudónimo?
Bueno, creo que tengoun nombre demasiado largo, desde pequeño quise que me llamaran de otra forma, de hecho a los 16 años decidí llamarme así.

¿Cómo surge el nombre “Pablo Neruda ?
Bueno, en mi tierranatal, que fue Temuco; y aprovecho de mandarle un gran saludo a la gente de Temuco, fue allí donde surgió mi seudónimo. Cuando mi papá me mandaba a comprar al almacén de doña Chepa, la cual nunca se acordaba de mi nombre, tenía un cachorro que llevaba por nombre Pablo Neruda, entonces como no se acordaba de mi nombre me llamaba Pablo al igual que su cachorro.

De todos los libros que has escrito hasta hoy ¿ cuál crees tu que ha sido el más significativo para la gente?
Yo creo que es el que escribí en 1924 que lleva como titulo “veinte poemas de amor y una canción desesperada”
Creo que ha llegado más a la gente ya que he querido representar el amor en su dolor y alegría, ya que mucha gente ha vivido algo similar.

¿Qué pasó con tus estudios?
Bueno, estudié para ser profesor de francés pero la poesía fue más fuerte y seguí con mis poemas así que me retiré de los estudios.

¿Cómo llegaste a Isla Negra?
Siempre me ha gustado el mar, los caballos y el aire costero. Fue este elemento el cual me ha hecho inspirarme, ya que al inhalar se llenan mis pulmones de un aire puro, donde mi mente queda a la deriva recorriendo todas las cosas bellas del paisaje.

¿Cómo resumirías tu vida?
Con pena por no haber conocido a mi madre, pero con alegría por contar con mi padre y mi familia, también con pasión; pasión por escribir poemas, pasión por mi tierra natal, pasión por el mar, pasión por la vida...



Opinión  Alex Jara


Palabras que matan

En ocasiones, surgen muchas controversias entre jóvenes y adultos.

Cada uno, por su lado, busca los fundamentos con los cuales defenderse. Mientras los adultos – o muchos de ellos – se remiten a un discurso de la moral y las buenas costumbres, que son las que les enseñaron y practicaron ellos, nosotros tratamos de liberar nuestras mentes a través de actividades adoptadas de diferentes lugares y culturas, como son el malabarismo, la batucada, la capoeira o también diversas religiones.


El problema está – creo yo – cuando hay niñ@s y jóvenes que no pueden hacer estas nuevas demostraciones artísticas y culturales por no tener el aval de sus padres quienes los conducen a hacer y deshacer, como a ellos les enseñaron, y así siguen cometiendo el mismo error. Nos muestran lo que a les parece pertinente mostrar.


Desde niñ@s a un@ le dicen qué puede y no puede hacer. Por ejemplo : Imaginemos esta situación entre un padre (Hector) y su hijo (Juanito). Hector y Juanito van a la plaza, donde el niño se pone a jugar con tierra. En un momento, Héctor le dice a su hijo : “Deja de jugar con tierra”. A lo que Juanito responde : “¿Por qué?-. Y su padre : “Por que te vas ensuciar”....Y , sin embargo, la ropa se lava.

Seguro que a ellos les dijeron lo mismo cuando estaban jugando con tierra. Yo me pregunto : ¿Y quién te va a devolver ese posible momento de diversión y contacto mágico con la tierra? Tal vez nunca más tendrás la posibilidad de hacerlo, porque es muy probable que no te dejarán. Y el momento de alegría, descubrimiento y diálogo con tus padres ya se perdió. Todo por una explicación que menos complicaciones le trajo a un adulto.


A un niñ@ si le muestras sólo un lado de la moneda, de seguro que va a salir un niñ@ “hij@ de tigre”, o sea, como muchos adultos lo desean. Pero no se dan cuenta que ese niñ@, al momento que tenga que afrontar algún problema, puede que responda como un joven sumiso y acostumbrado a hacer caso a lo que un adulto le diga, sea un tío, un primo mayor, un profesor o un adulto en la calle. Tal vez, ese joven no tenga creatividad para pensar en otras cosas y sólo se sujetará a lo que le mostraron cuando era más chic@s. Es decir: No tendrá opinión personal.



Grupo Potolasio  Población Tralcamahuida


Mejores personas



Alfredo González, Jano , Mauricio González, Jetsabel Tapia y Juan Guajardo son cinco niñ@s, de un grupo de casi 20, que cada tarde de martes y viernes, desde julio, se reúnen en la sede vecinal de Tralcamahuida. ¿Y qué motiva a est@s cabr@s? Aprender “cirkrobacia”, o sea, técnicas sencillas de teatro y arte circense que los estimulen como grupo. Al mando de esta tropa está Coke Vergara, educador de La Covacha, quien espera “que a través de este grupo, l@s niñ@s conozcan más de sus capacidades artísticas y sociales, entre ellas, como resolver sus problemas sin recurrir a la violencia”.

Y hay ganas de crecer. Como que nuestros 5 entrevistados entienden que el taller sirve para ser mejores personas. Y también hay sueños, algunos ya realizados, como perder la vergüenza y agarrar valor y tener más amig@s.

Ahora, que ellos nos cuenten un poco más... Bueno, como diría un Señor Corales : “¡Señooorrras y señoooorrrres! ¡Rrrrespetaaaable público! ¡ Con ustedesssss , Poto Lasio de Tralcamahuida!!”

Pichiche : ¿Por qué están en el Taller?

Mauricio : “Porque es entretenido y lo pasamos súper bien con el Coke. Yo al principio no quería entrar. Todos me decían, pero yo no quería. Pero un día entré y me gustó y empecé a ir todos los días...”.

Jano : “Porque es bueno y te enseñan hartas cosas que tenís que aprender, como no ser violento, no ser burlesco, respetar a los mayores... Puras cosas buenas”.

Alfredo : “Por los valores que entregan; por los derechos que tenemos nosotros y los deberes, como tener un nombre, una nacionalidad, que nos respeten...”

Jetsabel : “Para aprender a respetarme, ser yo misma, tener cosas que aprender en la vida, seguir el camino donde me enseñan”.

P : ¿Qué buscan en este taller?

Mauricio : “Yo he llegado al taller buscando alguien con quien hablar. O sea, el Coke siempre me escucha. Busco la opinión de alguien sobre las cosas que me pasan, aparte de todas las enseñanzas que nos dan”.

Alfredo : “Busco no aburrirme y no andar haciendo maldades afuera. Como siempre esta población tiene la mala fama por algunos y no por todos ... Y por no andar con ellos me meto en el taller”.

P : ¿Cómo se han sentido?

Jano : “Me he sentido bien porque es algo que me sirve pa' harto, pa'todo”

Mauricio : “Me he sentido a gusto porque algunos respetan, otros no y pasan todo el día peleando, como algunos que conozco pero, bueno, no hay que dar nombres”.

Juan : “Bieeen, porque hemos aprendido hartas cosas como hacer clavas, portadas y ejercicios en la colchoneta”.

Jetsabel : “Me siento más amistosa, más alegre, porque cuando yo llegué estaba más aburrida porque de todo tenía vergüenza. Ahora como no le tengo vergüenza a nada...”.

P. ¿Para qué creen que sirve este taller?

Mauricio : “Para hacer acrobacias y formar personas sociables, que se comuniquen con los demás en una sociedad. Y además lograr que los adultos nos escuchen, porque el Coke igual nos ayuda en esto. O sea, ayudando a hacer obras de teatro y otras cosas que se nos ocurran, porque como es mayor tiene más opinión... Igual hay hartas cosas que nosotros deberíamos decirles a los adultos pero no lo hacemos por miedo o por falta de fuerza”.

Juan : “Pa'aprender acrobacias y después salir a otros lados a competir con otros. O salir a pasear con el Coke...”.

Jetsabel : “Para sacar lo bueno que tenemos de nosotros, porque todos tenemos algo bueno en nuestra vida. No se, podemos aprender acrobacia, malabarismo : Lo que uno tiene realmente bueno”.

Jano : “Para aprender más y así enseñarle a los más chicos que quieran aprender y para que la gente nos vea y vea que no somos malos ni maldadosos como ellos dicen”.

P. ¿Qué han descubierto durante este Taller?

Alfredo : “Yo creía que era mucho más débil para hacer las portadas y otros ejercicios. Personalmente, he descubierto el valor y no tener vergüenza a hacer las cosas”.

Juan : “Yo antes creía que no podía hacer algunos ejercicios que el Coke me pedía y ahora ya puedo hacerlo mejor”.

Jetsabel : “La creatividad que tenemos nosotros. El ser artista que tenemos en la población. Si nosotros no nos hubiéramos metido al taller nunca habríamos sacado otra personalidad”.

Mauricio : “He aprendido que mi opinión tiene importancia”.

P. ¿Hay algo que les guste más del Taller?

Juan : “La acrobacia, porque cuando intentamos hacerlo, a veces, nos caíamos y nos matamos de la risa. Todo eso”.

Jano : “La creatividad de cada uno y las acrobacias y portadas y cómo el Coke nos enseña”.

Mauricio : “El espíritu de superación que tienen todos, porque si algo sale mal se paran y vuelven a hacerlo”.

Jetsabel : “Poder tener amigos, porque yo antes no los tenía y puedo jugar y no tengo vergüenza”.

P: ¿Qué opina su papá o mamá sobre el taller? ¿Saben de qué se trata?

Juan : “Bueno, ella dice que venga nomás porque aquí aprendo cosas buenas, no como en la calle. Yo les llego a contar lo que hacemos sobretodo cuando estamos tomando once”.

Jano : “Le interesa porque dice que ( el taller ) me ayuda a ser mejor persona y ser más responsable con mis cosas”.

P. ¿Qué se imaginan que viene para el futuro en el Potolasio?

Juan : “Que saliéramos a acampar y que salgamos a practicar y llevemos cosas de malabares y allí aprendamos hartas cosas”.

Jetzabel : “Me gustaría que vinieran cosas más creativas. Poder ser más independiente”.

Mauricio : “Más salidas a terreno y otros juegos y que algunos maduren porque pasan todo el día peleando, parecen niñitos de kinder”.

Jano : “Salir y conocer otros grupos para aprender más de ellos y que sean más creativos los talleres”

Alfredo : “Aprender todo lo que nos falta de malabarismo y sacar a lucirlo en otras ciudades”.



Testimonio  Memo Caro Navarro


Recuerdos del sur


Cuando llegué al sur, a Chequenlemu, me trataron muy bien y empecé a trabajar y a la vez a cazar. Este pueblo queda a 5 horas de Curicó pero a caballo. Allá si no andabai a caballo no erai hombre. A Curicó iba a procesiones como cuando acá vamos a Lo Vasquez, pero allá íbamos a la Virgen del Carmen. Nunca ibas a pie, siempre a caballo.

Allá tuve experiencias de matar animales con mi papá. Vacunos, chanchos y corderos. Los colgaban con una grúa de las patas y les cortaban la cabeza con una sierra para cortar fierro. Después los destripaban y esperaban un día a que se enfriara la carne y luego se lo comían. Algunas veces la carne se vendía y otras veces era para ellos. Mataban animales para el 18, para la navidad y el año nuevo.

Una vez fui a una tomaúra de caballos. Esto es cuando toman a los caballos chúcaros. Esto es para ver si tienes resistencia para montar un caballo. A veces te caías y quedabas con el poto morao, en cama. Estas tomaúras eran en la medialuna del retén de carabineros de Los Niches, que es una población que queda a media hora de Chequenlemu.

Una vez andando en bicicleta venía de una fiesta de la primavera. Esto ocurrió en Las Piedras, que está a 15 minutos de Chequenlemu. Ahí hacían concursos como “Quién es el más glotón”, “Quién toma la cerveza de litro más rápido” y “Quién cantaba mejor”. Yo participé en el del glotón. Ahí comí 2 panes con hamburguesa y una bebida. Esto se hacía en un sitio grande, en el campo.

Cuando íbamos en la Vuelta de San Jorge, volviendo para Chequenlemu, como a las 12 y media de la noche, se nos apareció una cosa blanca . Ocurrió donde hay un huerto de manzanos, desde una animita. Yo creo que era un espíritu. Se nos cruzó en el camino y nos pidió ayuda. Un amigo se cagó y meó cuando eso le tomó la espalda. El huerto era de los Torres, una familia que vivía en Chequenlemu, y el espíritu era el papá de don Raúl Torres.





::.. Hecho con GNU/Linux Gráfica Gimp :: Edición Quanta 01/2004 ..::